Per Sempre (Para siempre)

Per Sempre
Autor: Mireia Toda


Este relato fue concebido y escrito en lengua catalana. Las responsables de Escritores en la Sombra publicamos el relato original, respetando así a su autor pero, con su permiso, nos hemos permitido la licencia de traducirlo para que pueda llegar a un mayor número de aficionados.



Aquella noia amb pell de llum de lluna… Era captiu d’aquella mirada d’argent i l’ondular sinuós d’aquells fils d’or blanc des de molt abans de conèixer-la. Malgrat el fred ambient no advertí la menor nota de color en la seva pell nívia; sospites cada cop més patents el duien a pensar que era ella qui emanava aquella fredor. La mirà intentant evitar aquells sentiments per parlar amb tota naturalitat possible.
—No podràs fer-ho, mai has tingut valor Selene.
—És la meva feina i saps que res m’aturarà Shia.
Increïble. Ella lluïa les carícies de la lluna, en canvi ell... El sol havia llevat de la seva pell tota pal•lidesa i ara semblava que l’encarnés. S’haurien evaporat els segles i seguiria condemnada a contemplar aquella carnosos llavis sense poder delectar-los. Estava de més que s’esforcés en fitar aquells ulls marrons amb pretensions d’atzabeja.
En un altre temps havia reconegut en aquella mirada la bogeria que despertava en Shia, però no podia caure presa d’aquell sentir prohibit. Intentava enfrontar-se a aquells ulls i perdia un altre cop, era hora d’enllestir.
—No em pots deixar de mirar? —un fil d’anhel s’havia escorregut entre els seus llavis, estava dient-li tot sense voler-ho. Això la posava en perill i deixava els seus llavis entreoberts.
—No més que tu...
Amb un gest ingràvid aquell arcàngel li envoltà la cintura recoberta per un fi vestit de lli i l’atragué cap a ell. No. Es negava a admetre que el seu cor ja mort comencés a bategar ara per Shia.
Una brisa lleugera començà a fer moure la cabellera d’ella amb delicadesa i els descuidats cabells d’ell. Aquella brisa tan sols els afectava a ells, els arbres e s mantenien aturats. Un aleteig es començà a advertir al lluny. Sense ni tan sols reparar en el fet Selene es trobà amb la daga que li havia lliscat fins la mà. Amb un gest mecànic l’escolà sota el coll de Shia sense vessar ni una gota de sang ni una llàgrima de lament.
—Ho faràs... —no era un interrogant, tan sols volia deixar-ho clar.
—Mai n’he dubtat.
Mantenia el pols ferm i no movia la fulla per res.
—No tinc res a perdre.
Shia abraçà més fort a Selene contra el seu pit i allò provocà que la fulla s’internés més en el seu coll, arrancant-li un fil de líquid carmesí. Ella semblà contrariada, però no evità que es vesés el líquid. Shia s’inclinà i la besà, acabant amb tot el que havien evitat fins llavors, saltant-se totes les normes, la dolçor d’aquell bes els empresonà, però fou breu. La daga ja havia fet la seva feina i s’escorria entre els braços de Selene, la qual seguia apressant-lo contra sí, deixant que el seu cor plorés les llàgrimes que ella tenia prohibides.
Una onada esclatà contra el penya-segat i impregnà de sal el seu cos, amb tot tan sols pensà en protegir aquell cos inert per sempre.



Para Siempre
Autor: Mireia Toda
Traducción: M.Belén Márquez
Aquella chica con piel de luz de luna... Era cautivo de esa mirada de plata y del sinuoso ondular de aquellos hilos de oro blanco desde mucho antes de conocerla. A pesar del frío ambiente no advirtió la menor nota de color en su piel nívea; sospechas cada vez más firmes lo llevaban a pensar que era ella quien emanaba aquella frialdad. La miró intentando evitar aquellos sentimientos para hablar con la mayor naturalidad posible.
—No podrás hacerlo, nunca has tenido valor Selene.
—Es mi trabajo y sabes que nada me detendrá Shia.
Increíble. Ella lucía las caricias de la luna, en cambio él... El sol había arrancado de su piel toda palidez y ahora parecía que lo representara. Se habrían evaporado los siglos y seguiría condenado a contemplar aquellos carnosos labios sin poder saborearlos. Era inútil que se esforzara en olvidar aquellos ojos marrones tildados de azabache.
En otro tiempo había reconocido en esa mirada la locura que despertaba en Shia, pero no podía caer presa de ese sentir prohibido. Intentaba enfrentarse a esos ojos y perdía de nuevo, era hora de terminar.
—No puedes dejar de mirarme? —Un hilo de anhelo se había escurrido entre sus labios, diciéndole todo sin quererlo. Esto la ponía en peligro y dejaba sus labios entreabiertos.
—No más que tú...
Con un gesto ingrávido aquel arcángel le rodeó la cintura recubierta por un fino vestido de lino y la atrajo hacia él. No. Se negaba a admitir que su corazón ya muerto empezara a latir por Shia.
Una brisa ligera empezó a mover la melena de ella con delicadeza y los descuidados cabellos de él. Aquella brisa sólo les afectaba a ellos, los árboles se mantenían inmóviles. Un aleteo se empezó a advertir a lo lejos. Sin reparar en ello Selene encontró la daga que se había deslizado hasta su mano. Con un gesto mecánico lo oprimió bajo el cuello de Shia sin derramar ni una gota de sangre ni una lágrima de lamento.
—Lo harás... —no era un interrogante, sólo quería dejarlo claro.
—Nunca he dudado.
Mantenía el pulso firme y no movía la hoja para nada.
—No tengo nada que perder.
Shia abrazó más fuerte a Selene contra su pecho provocando que la hoja se internara más en su cuello, arrancando un hilo de líquido carmesí. Ella pareció contrariada, pero no evitó que se derramara el líquido. Shia se inclinó y la besó, concluyendo con todo lo que habían evitado hasta entonces, saltándose todas las normas, la dulzura de aquel beso los apresó, pero fue breve. La daga ya había hecho su trabajo y se deslizó entre los brazos de Selene, que seguía abrazándolo contra ella, dejando que su corazón llorara las lágrimas que tenía prohibidas.
Una ola estalló contra el acantilado e impregnó de sal su cuerpo, pero ella tan sólo pensó en proteger aquel cuerpo inerte para siempre.

1 comentarios:

Carolina dijo...

Comentario de Belén:
Mireia ha ganado por dos años consecutivos el premio de narrativa juvenil en Torredembarra. Tiene un gran futuro por delante.

A ver si recibimos más comentarios...